Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

DE LA CALLE A BRINDAR SERVICIOS A PERSONAS EN SITUACIÓN DE CALLE

Publicado el 05 Diciembre 2019
6242c3da-b9e4-42de-a910-1d31cbf33b3f.jpeg

Ciudad de México a 5 de diciembre de 2019. 58/2019

DE LA CALLE A BRINDAR SERVICIOS A PERSONAS EN SITUACIÓN DE CALLE


Litzie y Adán cambiaron de papel, hace unas semanas ellos estaban sentados en el sillón donde cortaban el cabello a personas en situación de riesgo en la Plaza de la Conchita hoy eran las personas que atendían a sus compañeros, Todo inició cuando unos jóvenes se acercaron al profesor Alberto H. Mejía, a cargo de los estilistas de la Plaza de la Belleza, para solicitar su ayuda ya que deseaban aprender a cortar el cabello, de ahí surgió un proyecto que alegra el rostro del estilista con más de 35 años de experiencia y 25 como profesor, una estrategia para rehabilitar a personas en situación de calle y darles herramientas para reinsertarse al mercado laboral.

“El problema estaba en el local, entonces nos acercamos a la Fundación Renacimiento, que además de un espacio nos canalizó a otras personas. Actualmente, tenemos un grupo de 10, hoy solo dos, Litzie y Adán salieron a atender a sus compañeros, los otros ocho están aún en su proceso de desintoxicación. Los veo muy emocionados, muy motivados, no faltan a las clases”, explicó el profesor, quien adelantó que la idea es buscar un local donde puedan dar sus servicios.

Alberto adelantó que la idea es que las mismas personas que salieron de la calle repliquen sus conocimientos, hasta lograr que decenas primero, luego centenas de personas en situación de calle vean en esta profesión un canal que los ayude a reinsertarse en el ámbito social. También llamó a realizar donaciones, ya que actualmente trabajan con su material, pero llegará un momento en que deberán tener sus propias herramientas de trabajo.

Litzie es originaria de Texcoco, llegó al Centro Histórico donde encontró una asociación para rehabilitar a personas alcohólicas y drogadictas, siempre soñó con ser estilista y está convencida que es la mejor época para iniciar el proyecto.

“Siempre me ha encantado el corte de cabello, sé que es el punto y momento en qué tengo que sacar todo. Siento padrísimo atender a la gente, porque así me han recibido a mí. Yo llegué en situación de calle, en el alcohol y las drogas se pierde la familia, se queda una sola. Conocí la fundación en Garibaldi, ahí llegó el profesor. Mi plan es seguir y aprender más de esto”, confesó Litzie.

Por su parte, Adán cuenta con 27 años, por su mente no había pasado dedicarse a la belleza, pero considera que es una profesión que sí le ayudará a reinsertarse, está abierto a aprender y además de hacer sus pininos en cortes de cabello, esta semana tomó clases de depilación con hilo.

“Yo llegué por el IAPA, estaba en situación de calle, ya no estaba yo en mi casa. Llegó la invitación y el apoyo, me animé, me dije sería bueno enfocarme en algo que me ayude a salir adelante. Mi plan es aprender esto, necesitamos herramientas para salir adelante. Me agrada atenderlos porque veo que puedo atender a las demás personas”, comentó con una gran sonrisa el joven.

Además de estas historias con olor a superación, hoy durante la feria de servicios organizada por la Autoridad del Centro Histórico, en la que participaron instituciones como el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones, COPRED, Salud, Registro Civil de Consejería Jurídica, Consejo Ciudadano, INJUVE, así como la Fundación Renacimiento.